EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

Energía Renovable en Europa

Print

Esta entrada también esta disponible en: Inglés, Chino tradicional, Italiano, Alemán

Hace cinco años, siguiendo el ‘fracaso’ del COP15 en Copenhague, nuestra oficina en OMA participó en un proyecto llamado Roadmap 2050, que propuso un transformación completa de la infraestructura de energía en Europa – alejándose de combustibles fósiles, tornándose hacia fuentes de energía renovable – con el reto de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero por 80% en 2050. La idea era simple: la integración de redes nacionales de energía en una super-red Europea que permitiera compartir y intercambiar diferentes formas de energía renovable entre las naciones. En termos del abastecimiento de energía en Europa esto no seria menos que una revolución. En vez de que cada nación tenga que buscar una mezcla completa de fuentes de energía dentro de su propio territorio, las naciones de la UE estarían libres para empeñarse en una especialización extrema, con la cual cada estado miembro de la UE podría enfocarse en el tipo de energía (renovable) mas adecuada en su especifica geografía y clima, y aún estar insolada de las fluctuaciones del abastecimiento de energías renovables.

Roadmap - energy mix

Aunque era poco más que una nota al pie de la pagina en aquel tiempo, había otro aspecto del proyecto, que, dado el clima político actual tal vez es mas interesante ahora: Europa podría abastecerse con suficiente energía por sí sola. Esto viene con una interesante oportunidad política: independencia de proveedores de energía externos en a cambio de mayor interdependencia entre estados miembro de la UE. Extrañamente, lo que se deriva de esto es esencialmente un ejercicio técnico que se ha tornado mas atractivo para la integración Europea que cualquiera que se haya hecho en la arena política. Por un tiempo pareció como si la integración Europea, 60 años después de la formación de la Comunidad Europea de Carbón y Acero, pudiera mas una vez tornarse un proyecto industrial, esta vez con la construcción de una infraestructura integrada de energía al centro: la transformación de sectores de energía nacionales en un único sistema mutuamente reforzante de provisión energética, tornando la diversidad Europea en la máxima ventaja estratégica.

Roadmap - energy mix 2

El retraso de la Ucrania en pagar por el gas Ruso ha creado una situación critica. En el evento de continuada violación de las condiciones de pagamiento, Gazprom será obligado a parcialmente o completamente parar las entregas de gas. Sin duda, esto es una medida extrema. Nos realizamos perfectamente que esto aumenta el riesgo del desvío de gas natural pasando por el territorio de la Ucrania para llegar a los consumientes Europeos.” Vladimir Putin en una carta al 18 países de la UE, 10 de Abril de 2014.

Mucho pasado desde entonces. Un desastre nuclear se ha dado en Fukushima. Alemania (en gran parte como resultado del infortunio Japonés) ha embarcado en una ‘Energiewende’. Por un tiempo la Primavera Árabe parecía ofrecer el prospecto de que el Norte de África se tornara en una reserva enorme democrática que podría proporcionar a Europa con energía políticamente correcta (lea: solar). Pero si uno calmamente de un vistazo al progreso en Europa, tanto en términos de la proporción de renovables en la provisión de energía Europea y la formulación de una política de energía Europea relamente integrada, deja mucho por desear.

En vista a los recientes eventos en Ucrania y las abiertas  amenazas Rusas de usar sus suministros de gas como medio para imponer su voluntad, no solo en Ucrania pero potencialmente en Europa (y especialmente la Europa del Este), el prospecto de una Europa autosuficiente y ‘energéticamente independiente’ gana apelación aguda. Ni en los mas fríos días de la guerra fría, la URSS usó sus proporciones de gas para ganar poder en la batalla por dominancia global. El balance ideológico de poder estaba garantizado por el balance de fuerza militar. Sin embargo, en el mundo de la globalización, con enredos económicos entre estados soberanos en otros respetos, energía tiene la capacidad de reemplazar la fuerza militar como arma estratégica principal empuñando la influencia geopolítica, dando a sus poseyentes la oportunidad de ‘primera huelga’ con consecuencias mínimas.

Roadmap - metro

Cuando fue lanzado en 2010, Roadmap 2050 sobretodo fue impulsada por parámetros tecnológicos y ambientales; hoy es en primero lugar el aspecto político que le da al proyecto nuevo ímpetu. Roadmap 2050 puede darle a Europa la seguridad energética necesaria para que pueda mantenerse firme sobre sus principios democráticos. La energía es ante todo intercambiada entre estados Europeos que se han cometido a los mismos valores y la dependencia sobre fuerzas externas es dramáticamente disminuida. La belleza de la idea se encuentra en que dentro del sistema propuesto ningún estado Europeo singular jamás podrá reclamar un monopolio sobre la provisión de energía. Energía es intercambiada por energía; los proveedores de hoy son los recipientes mañana.

Dependencias cambian, simplemente basadas en condiciones temporales y meteorológicas. La fortaleza del proyecto se encuentra en el hecho que al final no presupone que energía será un día no-política y el saber profundo que una Europa que depende de energía proporcionada por aquellos que no comparten sus principios podrá acabar en que Europa no se los pueda permitir.

Roadmap - book

Reinier de Graaf es director de AMO, el think tank de OMA.

Traducción por Kim Carlotta von Schönfeld, estudiante de estudios urbanos en la Universidad de Amsterdam, con experiencia e interés particular (no exclusivo) en Latinoamérica.