EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

Dos Proyectos (muy) distintos que deberías conocer.

5204971381_6c6aae7751_z

Esta entrada también esta disponible en: Inglés, Chino tradicional

Por Ashley Halligan – analista en Software Advice  donde publica sobre temas de sostenibilidad. También participa en sectores de temas de viajes y música. Conéctate con ella vía LinkedIn.

La sostenibilidad como un movimiento está creciendo globalmente a grandes pasos. Los ancestros de la consciencia ambiental han gobernado por largo tiempo  el sector, manteniendo la huella ecológica en un alto valor. Algunas ciudades ya han sido  por algún tiempo reconocidas por su esfuerzo en la sostenibilidad mucho antes de que ser ecológico fuera una tendencia.

Sin embargo, hoy en día  las ciudades están superando los retos ambientales con los cuales han estado lidiando y están emergiendo como líderes globales, haciendo cambios positivos en el medio ambiente.

Songdo, en Corea del Sur, es un ejemplo de desarrollo bien planeado. Una ciudad literalmente construida sobre pantanos, a sólo 40 millas de Seul, fue un plan diseñado por Kohn Pederson Fox, una firma de arquitectura internacional. El concepto, nacido con una mezcla de una innovación entre el arte y la sostenibilidad, incluye el edificio más alto de Corea del Sur.  Sin embargo,  aún es más impresionante que Songdo es el primer barrio LEED en Korea del Sur, y todos sus edificios son LEED o superan sus estándares. Con 40% de espacios verdes contra los 100 acres de Central Park  en Nueva York, Songdo es más que sólo una ciudad grande llena hasta el borde de rascacielos. Sucede que también es una meca verde.

La ciudad es una inspiración para los grupos de arquitectura en todo el mundo, demostrando que los desarrollos grandes de ciudades pueden, de hecho, ser ambientalmente amigables.

Y desde una perspectiva opuesta, Medellín, Colombia, nos muestra que cualquier ciudad puede superar sus problemas y convertirse en  líder mundial desde una perspectiva sostenible. Una vez considerada una de las ciudades más violentas del mundo, cargada con la contaminación de carteles y suciedad, el último alcalde de Medellín, Fajardo Valderrama, transformó la ciudad a una nueva gloria.

 

Habiendo ganado el Premio de Transporte Sustentable 2012 junto con San Francisco por el Institute of Transportation and Development Policy (Instituto Político de Desarrollo en Transporte), Medellín ha demostrado liderazgo e innovación en las opciones de tránsito. Se instaló un sistema complejo de escalera mecánica que conecta  Comuna 13, actualmente la comunidad más pobre, con el centro de la ciudad, a la cual todos los residentes tienen acceso.

Adicionalmente, Medellín ha implementado un programa de compartir bicicletas y viajes que permite a los residentes tener la oportunidad de participar en sistemas donde 160 bicicletas públicas pueden ser utilizadas por  lapsos de 30 minutos.

¿Y por su programa compartido de viaje (rideshare program)?  “Medellín es pionero del uso de coches de cable como un transporte alternativo para los asentamientos de bajos ingresos en zonas montañosas, moviendo 3 mil pasajeros por hora en cada dirección , un gran logro pues ahora está siendo replicado en Caracas y Río de Janeiro”, dice Holger Dalkmann, director de EMBARQ.

Ambas ciudades representan acercamientos totalmente distintos al tratar de convertirse en más sustentables, y subsecuentemente, líderes globales e inspiraciones. El urbanismo no necesariamente debe ser perjudicial, y hasta la ciudad menos ecológica y socialmente estropeada puede superar el pasado y crear un plan para un brillante futuro verde.

Imágenes cortesía de Michele Travierso y robertschrader en flickr