EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

El costo de conducir y el transporte público

brooklyntraffic

Esta entrada también esta disponible en: Inglés, Chino tradicional, Italiano

Si conduces un coche,  ¿por qué cosas son las que típicamente pagas? Ahí está la gasolina, el seguro, el viaje ocasional con el mecánico, peajes algunas veces, tal vez alguna cantidad un tanto alzada para estacionarte si no trabajas en los suburbios. A esto se suma una gran cantidad, de hecho en realidad es aún más  de lo que estarías pagando si vivieras  en la ciudad  y simplemente tomaras el metro o manejaras en bicicleta al trabajo Afortunadamente para aquellos de nosotros en los Estados Unidos, “La Asociación Americana de Transporte Público” APTA por sus siglas en inglés tiene una pequeña calculadora en línea que te puede decir exactamente cuánto dinero estas tirando a la basura  por brincar en tu Camry cada día. Claro, los habitantes urbanos pueden pagar más el alquiler y los alimentos (Brooklyn recientemente se convirtió en la 2 ª ciudad más cara de Estados Unidos, pero tiene un ingreso familiar promedio de $ 32.000, ¿qué?), Pero nos ahorramos mucho en costos de transporte a pesar de que la tarifa siempre al alza en realidad está comenzando a beneficiar a las comunidades más necesitadas de tránsito.

Se equilibra, ¿verdad? Los propietarios de automóviles pagan un par de miles de dólares extra cada año en forma de gastos adicionales, mientras que los residentes pagan los costos de vida más altos asociados con tener acceso a transporte público confiable. Los conductores en los principales corredores metropolitanos tienen que pagar puente, túnel, y los peajes de autopistas, mientras que las personas más cercanas al centro de la ciudad tienen que pagar las tarifas de los autobuses y el metro. Igual peequals.

No estamos igual peequals.

El transporte público es una industria altamente subsidiada  y los respectivos números son fácilmente obtenidos de los gastos presupuestarios sobre la base del estado-por-estado. Para el metro, Nueva York subsidia alrededor de un cuarto de viaje en cada uno de los pasajeros y de los autobuses es cerca del 70% del subsidio. Cuando usted se sube  a un servicio de tren de las cercanías como el ferrocarril de Long Island el total subsidiado es del 88% para el promedio del recorrido, que es variable en función de la distancia, a diferencia de los otros dos modos. Equilibrar los subsidios es sencillo para las administraciones de tránsito: simplemente suben los precios. Nos guste o no, una parte del dinero de sus impuestos  federales, estatales y municipales se destina a la financiación de tránsito, incluso si nunca lo utiliza, un concepto con el que muchos legisladores y electores en las comunidades suburbanas y suburbanas definitivamente no están de acuerdo.

Así que si usted es diariamente un conductor probablemente se pregunta usted mismo, ¿En dónde está mi subsidio? Por qué el gobierno no está pagando por el 30% de mi gasolina o el 50% de mis peajes o el 70% de mis tragos amargos.

Prepárense, conductores: que un poco de suerte lo hace. Usted puede considerar excesiva la cantidad que paga cada mes por conducir, pero los costos de la conducción son tan artificialmente abatidos que usted está recibiendo un subsidio efectivo simplemente porque no hay voluntad política para aumentar el impuesto federal a la gasolina como a nosotros que nos suben las tarifas de transporte.

Sería razonable que si las alzas en las tarifas son la mejor manera de equilibrar los subsidios de tránsito (es broma, la privatización de tránsito es la mejor manera de hacerlo!) Luego incrementar el costo por conducir, digamos, por el aumento del impuesto federal a la gasolina mediante la inclusión de los costos sociales de la conducción (congestión, las emisiones, la seguridad pública, la depreciación de la infraestructura pública) sería la mejor manera de equilibrar el costo de la conducción. No hemos tenido un incremento del impuesto a la gasolina Federal en los Estados Unidos desde 1993. Sólo para poner esto en perspectiva, el costo de un viaje en metro de Nueva York y Chicago se ha incrementado en un 44% (con un incremento previsto que va a conducir a un 50%) y en Boston se ha subido hasta un 57%-incluso la adición de una moneda al actual impuesto federal sobre el consumo de gasolina (un aumento relativamente insignificante 22% a $ 0.234/galón) añadiría miles de millones en ingresos al presupuesto USDOT y recorrería un largo camino hacia la financiación del coste real de conducción.

Que tan probable es que se vea un incremento en el impuesto al gas Federal en la siguiente década? No mucho. No hay tanto apoyo a nivel estatal en el aumento a la gasolina ya sea solo Iowa acercándose al añadir $0.05 dólares a su impuesto sobre el consumo lo que no ha cambiado desde 1989. El gobernador de Massachusetts Deval Patrick también intentó hacer un incremento en el impuesto de la gasolina en el estado por uno más grande de $0.19, un alza que habría incrementado cerca de $600 millones de dólares por año para el estado, él se retractó de su propuesta después de darse cuenta que casi no había voluntad política para pasar tal  proyecto de ley.

Por otro lado, las agencias de tránsito están casi seguras en incrementar las tarifas que extrapolen  la inflación de pura necesidad y cuando evalúas los constituyentes de tránsito, no hay mucho  recurso en el camino; conductores que evalúen y juzguen y habrá una probabilidad de un  modo alternativo de transporte.

Theodore Brown es un consultor de transporte con base en Brooklyn,Nueva York.

Traducción por Jorge Alejandro Barrios Jimenez

Imágenes por Amy Loves Yah y dandelion 89