EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

El Tanuki de Tokio: aprendiendo de un animal urbano, un mito y una realidad.

tanuki_header_image

Esta entrada también esta disponible en: Inglés, Francés

Escrito por Chris BerthelsenJared Braiterman y Jess Mantell.

Observando a los animales urbanos encontramos nuevas percepciones que pueden hacer que la vida en la ciudad sea más adaptable y sensible a la interacción y al intercambio. Al igual que los edificios y las personas, los animales también tienen una historia urbana con una dimensión temporal y contextual.

La arquitectura animal nos ayuda a entender mejor los materiales y las estructuras del pasado y a prestar atención a los micro-espacios co-habitables, el placer, el humor y la relación entre especies.

El Tanuki de Tokio

Nuestra reciente investigación realizada en el Estudio Creativo para la Revitalización y Ostentación del Tanuki y su Organización urbana (ES.C.R.O.T.O) se centra en el Tanuki- un miembro de la familia de los caninos de apariencia similar a un mapache (conocido como “perro mapache” en español). Este animal lo podemos encontrar por los rincones y recovecos de las calles de Tokio o a lo largo del curso de un río, también es común encontrar estatuas de tanukis en la entrada de los templos ya que forman parte del folclore y la cultura popular de Japón. Uno de sus rasgos característicos es el tamaño desproporcionado de sus testículos y es según la mitología, un animal hedonista y representativo de la vitalidad y la alegría.

 

(De Jess Mantell)

Los resultados de esta investigación sugieren varias intervenciones arquitectónicas [1] el valor del ambiente festivo, la embriaguez y los entornos acogedores, esto sería posible mediante una reivindicación del suelo local, una iluminación íntima por las noches y vinculando de nuevo los cauces de agua, los santuarios y la cadena alimentaria. [2] la transición de estructuras fijas a estructuras ultraligeras, móviles y ligeramente flexibles (basándose en la legendaria elasticidad de las bolsas escrotales de los Tanuki ) (bocetos resumen aquí), y [3] La enseñanza, de unas especies a otras, de los valores morales mediante el humor, la magia y la generosidad.

Hábitat

El Tanuki nos conduce por pistas de tierra suave, frescos y oscuros micro-espacios y lugares tradicionales de reposo y culto. En el estado mítico que nos recuerda la importancia de los entornos acogedores, sensuales y subidos de tono. Se proponen modificaciones como la sustitución del hormigón de las aceras de las ciudades por tierra con gusanos, apagar la iluminación nocturna al atardecer y fomentar nuevas formas de sociabilidad entre especies (por ejemplo, una cooperativa para la recogida de fruta y de intercambio de “comida basura”). Los santuarios y callejones pueden concebirse como lugares con poderes sobrenaturales que nos unen con las tradiciones locales, y un embriagado Tokio que siempre está abierto a la improvisación.

Las calles húmedas y estrechas de Tokio ayudan al Tanuki a descansar y desplazarse por la ciudad. ¿Puedes verlo escondiéndose? (By Jared Braiterman)

Estructuras maleables

Si profundizamos en los grabados en madera, del período Edo de estilo Ukiyo-e, representados por Kuniyoshi, encontramos una gran diversidad de estructuras escrotales para la vida en la ciudad (ver imagen a continuación)- como fuente de alimentación (redes para pesar peces, cazar aves y recoger frutas), para el entretenimiento (con marionetas pintadas y ferias para los mas pequeños), para decoración festiva o como refugio (mantas y almohadas de emergencia), para la movilidad (barco-jones, máquinas para el transporte de cargas pesadas ) y para el comercio (señalización de tiendas y puestos). La capacidad dúctil de los testículos de los Tanuki nos sugiere una serie de posibles adaptaciones ultraligeras y móviles (ver imagen inferior, recogiendo fruta) que superarían la eficiencia de la fabricación en serie y las economías de pequeña escala, y al mismo tiempo dejan atrás la estandarización y los prototipos.

Arriba: Samugari tanuki (Los tanukis se protegen del frío) Hatsuuma no tanuki (Los comerciantes tanukis celebran la primera venta del año tocando un gran tambor-testicular) (By Kuniyoshi Project)

(Por Jess Mantell)

Bromas morales

En la década de los 90 el Studio Ghibli mostró la tendencia de los Tanukis al eco-terrorismo (camioneros enmascarados con hinchados escrotos que bloquean las calles) y la desobediencia civil (festivales de terror en la periferia de las ciudades, antidisturbios bombardeados con testículos (ver imagen a continuación)) para demostrar sus habilidades defendiendo el hábitat urbano. (breve presentación aquí (PDF 1MB))

En un ámbito más alegre (véase la imagen del final) encontramos al Tanuki gastando pequeñas bromas gracias a su capacidad para cambiar de forma (colocándose delante de los jóvenes absortos con sus “smart-phones”, retirando de las aceras las colillas de los fumadores y haciendo sitio en el transporte público para mujeres embarazadas y personas de avanzada edad) que amablemente nos recuerda que debemos apreciar nuestro entorno y cuidar nuestra relación con los demás.

 

El tanuki protege sus hábitat inflando su testículos y ametrallando a la brigada antidisturbios que se aproxima (Por 平成狸合戦ぽんぽこ Heisei Tanuki Gassen Ponpoko)

Conclusión

Considerar a los animales urbanos amplía la vieja idea de adaptabilidad espacial basada en estrategias estructurales y de servicio que se centraban únicamente en artefactos físicos. De este modo se muestra un camino para considerar cómo los micro-espacios, los placeres, las bromas y las relaciones entre humanos y no humanos pueden ayudar a pensar en el diseño de entornos urbanos.

 

Traducción por Noemi Redondo Ortiz