EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

Lo que los negativistas no entienden sobre el tren de alta velocidad de California

FLV_California_train

Esta entrada también esta disponible en: Inglés

Lo que los negativistas no entienden sobre el tren de alta velocidad de California.

Al principio de este mes, trabajadores en Fresno dieron a luz en lo que sería un proyecto histórico la línea del Tren de alta velocidad en California, conectando San Francisco y Los Ángeles con planes de eventualmente expandir hacia San Diego y Sacramento. Sería el primer tren alta velocidad en los Estados Unidos, y promesas de aliviar el tráfico aéreo y de carretera proveyendo a los californianos con una opción significativamente más ambientalmente amigable para viajar entre estas ciudades al igual conectar con otras ciudades.

El Proyecto groundbreaking fue grandemente ceremonial. Un pequeño simulado de la vía fue puesto para visualizarlo y firmado por políticos prominentes de California, incluyendo al gobernador Jerry Brown y muchos de los miembros del gabinete. Asistiendo también el alcalde de Fresno, Ashley Swearengin, uno de los pocos republicanos que apoya el proyecto


Pero aún quedan varios obstáculos para sobrepasar. Aunque el proyecto se ha defendido un numero de impugnaciones judiciales, gran parte de los fondos para el presupuesto de la línea de $68 mil millones aún no ha sido finalizada. Hay aún un gran número de obstáculos técnicos que se avecinan; hacia la parte sur del final de la ruta, los pasajeros pueden ser obligados de bajarse de los trenes antes de llegar al Union Station en Los Ángeles dado a asuntos operacionales involucrando Metrolink, la agencia de ferrocarril para viajeros de la región.

Estos son objeciones razonables, y los críticos del proyecto tienen derecho a sobresaltarlos- aun cuando alguna de las soluciones que proponen para reemplazar el proyecto no hacen sentido. Esto era ciertamente verdadero de una columna publicado en Mother Jones, que propone reemplazar el proyecto con miles de autobuses lujosos que funcionan con batería. Es un plan dudoso que fue completamente desacreditado en una columna de California High Speed Rail Blog.

Pero algunas de las oposiciones fueron aún más incoherentes. Respondiendo a la cobertura de Los Ángeles Times sobre el innovador lector satisfecho de sí mismo comentó que el proyecto entero está destinado a fallar porque el pedazo de vía ceremonial utilizado para las firmas “parece que fue diseñado hace siglos” y que estaba “claveteado con un aspecto muy triste (y fragmentado) traviesas de madera”. Otro lector tomo un aspecto de mercado libre: “Si fuera económicamente viable el tren bala, hubiera existiendo ya, construido y operado por una empresa privada- como las aerolíneas”. No importa, claro, que la vía proyectada no fue con intención de actualmente ser utilizado para operaciones del tren, y las aerolíneas dependen de billones de dólares de dinero del gobierno para utilizarlos en infraestructura del aeropuerto y trafico aérea para poder funcionar.

Lamentablemente, el hecho de que el tren de bala de California ha estado asociado con el gobernador demócrata es inevitablemente visto con una visión rígida de política partidista que ha dominado la política pública en Estados Unidos. Lo que significa que va a obtener criticas sin fundamentos utilizando la misma lógica de kindergarten para el resto de su existencia, y ninguna cantidad de razonamiento con fundamentos podría aliviarlo.


Sin embargo, el hecho de que el alcalde republicano ha firmado al proyecto demuestra que hay algo de esperanza de que el proyecto podría ganar algunos republicanos. En este espíritu, quisiera añadir dos de los casos más convincentes del proyecto, el cual yo pienso que ha sido perdido por gran parte de los negativistas.


Primero, existe una cierta resistencia a las construcciones basado en el hecho de que el proyecto es ambicioso. Dado a la vez que el nivel de patrón de pensamiento tiende a dominar el proceso político, es fácil entender de donde estas críticas vienen. Los políticos siempre están dispuestos a verse como “ganadores”- una-no-tan-siempre-deseo-productivo que no obstante es frecuentemente avivado por la actitud de los votantes- y por ende tiende hacia ganancias fáciles y se ponen tímidos hacia proyectos cuesta arriba con futuros inciertos. Pero solo porque esto es una regla general en la política no significa que es cierto.

Jerry Brown tiene un buen despido de estas actitudes, que parece decir que cualquier ambición no vale la pena hacer: el comparo el proyecto con las grandes catedrales de Francia, algunos que tomaron siglos para construir. Un ejemplo digno, pero daré uno mejor, utilizando el caso igualmente tomado de Francia: el TGV. Con todo dicho, el tren de alta velocidad de Francia tomo casi dos décadas para entrar en servicio, a pesar del hecho que Francia tiene menor cantidad de automóviles que California, se enfrentó a muchas de las mismas críticas que el tren de California ahora tiene. Pero luego de su operación, fue un éxito rotundo, considerado por muchos como “el tren que salvo el sistema de ferrocarriles en Francia”.

Segundo, mucha de las oposiciones de la línea del tren originan de los terrenos que tendría que obtener a través de dominio eminente. La mayor parte de esto ocurre en áreas rurales, ya que el derecho de paso generalmente sigue estableciendo los derechos del tren por las zonas urbanizadas. No obstante, conduciría a un numero de dueños de propiedad sean requeridos a aceptar un pago del estado como parte del proceso de dominio eminente. Esto incidentalmente, es parte de la motivación para la reciente defendida demanda, que buscaba alterar la ruta del tren para las partes despobladas del corredor interestatal 5 bajo las bases de que sería menos destructivo para dueños de propiedad.

Aunque sería más fácil que las personas en la ignoren estas reclamaciones, ellos deberían tomarlo en serio. California ya tiene varios ejemplos de cuan irresponsable el uso de dominio eminente puede lastimar a las comunidades y dañan patrones de terrenos efectivos. En los 1950’s y 60’s, el estado creo miles de millas de autopistas, en varios casos surcando comunidades urbanas bien establecidas al igual trastocando los arreglos de dueños de terrenos rurales. Esto condujo a que las “revueltas de autopistas”: extendiendo un llamado al público en grandes ciudades como San Francisco y Los Ángeles en contra de la creación de nuevas autopistas. Conduciendo a la adopción de protecciones más fuertes en contra de proyectos de autopistas. Irónicamente, algunas de las leyes creadas para impedir la construcción de autopistas también pueden ser utilizadas para ferrocarriles.


Mientras que los dueños de propiedad y residentes del área afectados por el tren Nuevo tienen todo el derecho de esperar compensación por sus terrenos, deben recordad que el tren tiene la capacidad de cargar números grandes de pasajeros mientras utilizan menos espacios que las autopistas. Bloqueando la construcción del tren pone a estos dueños de propiedades en riesgo de perder mucho por grandes pedazos de terrenos si las autopistas son construidas en vez de un ferrocarril para cumplir con la demanda proyectada de viajes, como las autopistas necesitan ser más anchas para cargar con el mismo volumen de tráfico que un tren de alta velocidad. No olvidemos que perpetuando dependencia a autopistas contaminantes pone en riesgo a todos de los efectos destructivos del cambio climático.

Dado al clima político al igual que algunas preocupaciones legítimas, es fácil entender porque las personas se oponen al proyecto. Pero a pesar de las oposiciones, el proyecto puede por ultimo ser un beneficio para el estado, una alza para la economía local y al igual el medio ambiente. Quizás algún día, mucho tiempo después que el tren ha vierto, las personas podrán mirar hacia atrás y sacudir su cabeza en asombro de que como cualquier persona se opondría a esto.

Drew Reed es un productor de medios online y activista comunitario especializado en transportación sustentable. Él vive en Buenos Aires.

Traducción por: Gina Fonseca Crescioni

Imagen via Wikimedia