EspañolEnglish繁體中文FrançaisItalianoفارسیPortuguêsDeutsch

Muerte en la Ciudad

burial

Esta entrada también esta disponible en: Inglés, Chino tradicional, Francés

Ha habido la preocupación por bastante tiempo ahora que el Reino Unido podría estar al punto de quedar sin espacio para entierros, especialmente en ciudades grandes como Londres. Una combinación de crecimiento de población, cementerios existentes que llegaron a su limite de capacidad o casi lo alcanzan, la costumbre en el Reino Unido (a diferencia de algunos de sus vecinos continentales) que tumbas se consideran ‘ocupadas’ en perpetuidad y presión para desarrollo está por tras del problema. Varias soluciones das sido propuestas, de una variedad de grupos, desde lo sensitivo y pragmático a lo sorprendente y oportunista.

La Autoridad de Gran Londres ha estado consciente del problema por un tiempo, primero encargando investigaciones sobre la provisión de entierros en 1997, antes de repetir el estudio en 2010. El Grupo de Investigaciones sobre Cementerios de la Universidad de York llevó a cabo la evaluación y hizo una serie de propuestas. Ya es costumbre en varios barrios de Londres apilar tumbas a tres o cuatro en profundidad para usar el espacio disponible lo mas eficientemente posible. Otras soluciones potenciales incluyeron el re-uso de tumbas existentes, la creación de mausoleos sobre suelo (aunque fue notado que estos también tendrían que ser re-usados periódicamente), o estimular más uso de cremaciones. El Reino Unido ya tiene una de las mas altas tasas de cremación en el mundo, esta última opción pareció relativamente ineficaz.

Otros, por tanto, vieron oportunidades. Notando en su blog que lotes en el cementerio han aumentado en precio por tres veces más que el mercado inmobiliario en los últimos diez años, Cemetery Invest se ocupa de desenvolver un nuevo cementerio cerca de Farnham Park en Surrey. Lotes están en venta a inversores empezando por cerca de £3,900 y sugiriendo que es posible alcanzar ‘40% de crecimiento proyectado de la única inversión del Reino Unido con demanda ilimitada y garantida.’ En el video de introducción en su página web vale la pena verse en su totalidad, ya que el presentador cuenta casi sin aliento los lotes del cementerio como una ‘emocionante nueva clase de bienes’ en que ‘hasta la peor recesión vista hasta ahora, lotes de cementerio continúan a subir en precio y no demuestran ningún señal de ralentizar.’

Ellos no son los únicos en ver las cosas de este modo. En 2001, una pareja en North Wales había intentado desarrollar el lote de tres hectáreas al lado de su casa por años. Tras varias aplicaciones rechazadas para desenvolver el sitio, proponiendo todo desde un parque de caravanas a un piscifactoría, finalmente tuvieron la idea de un cementerio. Los planificadores inicialmente quedaron sorprendidos, pero acabaron dándoles permiso. La pareja ahora busca más inversores para apoyar la construcción de las calles de acceso necesarias, el parqueo y planteamiento.

Tiempo para que el Instituto de Cremaciones y Gerenciamiento de Cementerios suene una nota de precaución. En el mismo articulo, el director del Instituto señala que una similar ‘fiebre de oro’ ha ocurrido antes, en meados del siglo XIX y para los inversores involucrados no rindió los resultados esperados. El precio del lote puede inicialmente parecer alto, pero refleja el precio del mantenimiento de cementerio. Es por esa razón que estos espacios normalmente son gestionados por municipalidades o por grupos sin fines de lucro.

Por otro lado, para aquellos para quienes gestionar y mantener un terreno ya es parte del trabajo, la creación de lotes para entierros puede resultar como una opción más realística. El Farmer’s Weekly ofreció varias orientaciones a sus lectores, derivando bastante del trabajo del Natural Death Centre (Centro de Muertes Naturales). Describen los requisitos aplicables de planificación para establecer suelo para cementerios, antes de pasar a discutir la gestión de la tierra ya establecida. Manteniendo el sitio como bosque es una opción común, aunque también puede ser tornada pasto. Farmer’s Weekly consideró necesario advertir explícitamente que el campo no debe acabar siendo arado.

La cosa sorprendente es la poca regulación que hay en relación a nuevos cementerios o espacios para entierros. Contaminación de corrientes de agua tiene que ser evitada, y el acceso al sitio tiene que ser adecuado para el numero anticipado de visitantes y tiene que ser mantenido al largo plazo para permitir visitas a las tumbas por amigos y familia. Mas allá de esto, hay pocos requisitos hasta para licencias para obras que cambien el uso de sitio, si es cementerio queda dentro de ciertos limites. Varios consejos, entre ellos East Chesire, sugieren que un ‘numero limitado’ de miembros de familia y amigos pueden ser enterrados en un terreno que posees (aunque también indican que se debe buscar el permiso del propietario del terreno si no lo eres tú mismo). El Ministerio del Medio Ambiente coloca un limite más conservador de dos personas, aunque esto aún falta ser comprobado en la corte. Antes de un entierro, un certificado de entierros hay de ser proporcionado para el difunto y un registro ha de ser mantenido de exactamente en dónde está la tumba.

Ha sido común por mucho tiempo para muchas familias con grandes propiedades de tener un mausoleo o pequeño cementerio en su proprio terreno. De hecho, la habilidad de crear lotes para entierros en terrenos propios no está limitada a propiedades de cierto tamaño, significando que realmente se extiende hasta el jardín de una casa. El consejo de East Chesire ofrece este guía, aunque extrañamente, el consejo comenta primero en las implicaciones para el valor del terreno – ha sido sugerido que tener una tumba en el jardín puede causar una desvaloración de 20% al valor de la casa, aunque indican que lo más probable seria que la tumba disuadiría a compradores por completo. Ninguna otra permisión es necesaria. Vecinos pueden oponerse, pero parecen tener muy pocos fundamentos jurídicos para hacerlo.

Tal vez lo más llamativo sobre la cantidad mínima de regulaciones es el grado al que nuestro abordaje a arquitectura y urbanismo relacionado a la muerte es marcado por normas sociales y culturales y como relativamente poco control es ejercido sobre ello por instituciones y autoridades gubernamentales. También, cuando costumbres en torno a la muerte pueden parecer muy rígidas, es sorprendente ver lo mutable que han demostrado ser ante escasez de tierra, cambios en políticas sobre salud pública y el mercado, entre otros factores. Mientras Londres desarrolla un gusto para edificios altos y sus cementerios gradualmente se llenan, tal vez el case de Hong Kong puede sugerir algunas opciones interesantes.

Death in Venice (Muerte en Venecia) es una exhibición sobre muerte y arquitectura moderna que será expuesta en Venecia, el la Ludoteca Santa Maria Ausiliatrice, del 4-11 de Junio de 2014. La campaña de comienzo para el proyecto ha sido lanzada esta semana. 

Por Alison Killing, Ania Molenda y Abigail Batchelor. Foto: Harper Cemetery, Harpers Ferry National Historical Park, Harpers Ferry, WV. Crédito: Adam Fagan.

Traducción por Kim Carlotta von Schönfeld, estudiante de estudios urbanos en la Universidad de Amsterdam, con experiencia e interés particular (no exclusivo) por Latinoamérica.